¿Te gusta bocatas?

viernes, mayo 11, 2007

Una vida grande

Me venía anoche una pregunta a la cabeza que os quería trasladar a ver que pensáis.

Porque me vino fuertemente la idea de que mi vida, nuestra vida, está bien, más o menos ordenada, dramática a veces pero la mayor parte del tiempo enfrascados como todos dentro del quehacer diario. Es más, no somos malos cristianos, a veces le damos un sentido a la cosa, queremos dárselo. No, ciertamente, la vida no va mal. Sobre todo si te comparas con las vidas de los noticiarios, del peri, o la de otros continentes. En resumen, no vamos mal encaminados.

Pero precisamente por eso, nunca seremos grandes, nunca viviremos una vida a lo grande. No solo una vida cómoda, con satisfacciones, sino una vida grande, de las que merece la pena realmente ser vivida.

Una vida “buena” frente a una vida “grande”. Esa es la cuestión. Vivimos una vida buena, muchos de nosotros somos incluso buenos cristianos, pero no vivimos una vida grande. Tal vez la cosa me apremie, hasta el punto de escribir este mail, por el hecho de haber ido ayer al tanatorio a acompañar a un compañero de trabajo que se le había muerto su mujer por una enfermedad en un lapso de 4 meses. Pensaba, joder, o la vida es grande ahora o luego no hay tiempo.


En fin, a ver que dicen los amigos de bocatas.

p.d. Una ayuda: http://paginasparaelmes.squarespace.com/una-generacin-sin-paraso/



18 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola, Chule: ¿cómo sigues? Gracias por la música, siempre es bienvenida.
Miras a algunas persona y te parece que su vida es grande, está llena de obras con sentido, de horas "llenas" y no vacías y aburridas como las del resto. Pero, al acercarte, su corazón es como el nuestro. Entonces, ¿cómo hacer para estar atento permanentemente? Nachito nació con una mancha en la cabeza; no le dimos importancia, pero cuando tenía dos meses la pediatra se alarmó y nos envió al Niño Jesús para que le miraran. Allí nos hablaron de un síndrome con un nombre raro, y de que tendrían que hacerle una resonancia magnética para comprobar si lo tenía o no. Podía ser grave. De pronto, sólo podía ver que mi vida, últimamente dominada por el cansancio y los reproches a mi marido, era mi Vida, era el modo en el que Dios quería que yo viviera y le tuviera presente. Puede mirarla con otros ojos, sólo unos días, el límite ha vuelto inexorablemente, pero ha sido soprendente. ¿Hace falta tener un hijo enfermo para esto? No sé, desde luego, te vuelve más mendigo.
Un abrazo,

Anónimo dijo...

habra que vivir un poco, no?

Anónimo dijo...

Sobre tu pregunta de la semana pasada, yo creo que cada uno tiene su historia. La mía es que durante años sufrí de angustia y abburrimiento. En éste momento llevo algunos años en camino, creciendo en la certeza de que lo que he encontrado es algo grande y ya no hay ni angustia ni abburrimiento. Que mi vida no sea grande no lo se, pero ahora me basta con saber que estoy en camino y que tengo que profundizar en lo que he encontrado. En la vida hay que tener paciencia y ser concientes de que para Díos nada es imposible. ¿A veces, como dice Prades, ¡queremos ser Beethoven sin haber estudiado el solfeo! Por cierto, me he gustado mucho el CD de musica clásica y me gustaría comprar dos más.

Anónimo dijo...

Después de los Ejercicios en Ávila me queda claro que mi vida siempre ha sido más o menos desordenada, no me he considerado un buen cristiano pero tampoco me he tomado en serio serlo, y que eso ha llegado a ser como un 'normalidad' anómala. Ciertamente, coincido que a veces he sentido que no iba del todo desencaminado, que el camino lo tenía más o menos claro (en teoría) pero sin jugarme completamente la libertad y sin realizar un trabajo, obviando un trabajo (que Julián nos repitió que nadie a dicho que no debamos hacer). Aceptando una vida "mediocre" como "buena", cuando lo que quiero - tal como dices tú - es una vida Grande de cojones ahora.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

Mi vida va a ser grande, lo sé. Tan sólo por el hecho de que Dios me haya elegido, ya es grande. Evidentemente se puede tornar en como dices en tu segundo mail una vida cómoda, tranquila... y si, siendo buenos cristianos y del muvi. Lo único que me va a permitir a mí tener una vida grande va a venir condicionado por mi sí a Cristo. Y con esto quiero decir que todas las decisiones que tome estén claras con la razón y seguras con la fe. Es cierto que muchas veces actuo a medias, y ese a medias es el punto de una vida buena a una vida grande, y también es verdad que el mismo quehacer diario, el trabajo, el estudio, los examenes, lo concreto me hacen como apartar y no relacionar todo lo que me envuelve con ese Misterio.

Jorge nos explicaba en clase que el santo no es aquel que lo hace todo de puta madre, sino aquel que es capaz de relacionar lo concreto con lo extraordinario. Nosotros nos ayudamos en eso. Deberíamos ayudarnos en eso.

Un abrazo.

Pd: yo noto como mi vida se ha disparado y como sigue subiendo. Quizás me dices que es una cuestión de la adolescencia, no lo sé. Pero te doy las gracias por esta pregunta, porque me permite ver todo lo que he vivido y darme cuenta que esto no para.

Anónimo dijo...

"Y la pregunta renace siempre, ¿es posible ser hombre?; ¿y cómo? ... La
única manera de responder afirmativamente no es diciendo sí en
abstracto, sino ofreciendo una forma de vida, una figura de la realidad
dentro de la cual el hombre tiene un determinado quehacer y toda su
existencia un sentido".

*María Zambrano*, Hacia un saber del alma


Suscribo Chules...

Pidamos la conversión del deseo...pidamos la lealtad a lo que
somos...pidamos la sencillez de reconocer el Nombre de aquella mirada
que despierta el corazón para hacerlo siempre más grande, más deseoso. No quiero ser un triste que compare su "buena vida" con la pobre vida
del resto.
Quiero ser un agradecido que viva a la altura de su deseo, dándose a
todos porque dado a Cristo.

Anónimo dijo...

hola, cuando he leido tu mail me he acordado de este texto de Peguy. no sé si ya lo conoces.
para mi el término "grande" es bastante ambiguo. lo que yo entiendo y deseo es lo que sale en estas palabras de Peguy. y todo lo que se ha dicho en los ejercicios.

siento no tener el texto en español.. no tengo el tiempo de traducirlo!

un abrazo


Anima bell'e fatta
C'è qualcosa di peggio
dell'avere un'anima cattiva
e anche di farsi un'anima cattiva:
è avere un'anima bell'e fatta.
C'è qualcosa di peggio
dell'avere un'anima perversa:
è avere un'anima di tutti i giorni.
L'abitudine non non è soltanto un'estranea che soppianta in noi la ragione: è un'abile donna di governo che si insedia in casa (...).
Di un'anima pagana si può fare un'anima cristiana.
Ma di quanti non sono nulla, nè antichi nè moderni, nè scultori nè musicisti, nè spirituali nè carnali, nè pagani nè cristiani, di loro - i morti vivi - che cosa ne faremo?
Dell'anima della vigilia si può fare l'anima del giorno: ma a chi non ha vigilia, come fargli un'anima del domani? Dell'anima del mattino si può fare il mezzogiorno e la sera.
Ma a questi uomini moderni, che non avevano un'anima questa mattina, come preparare loro un mezzodì ed una sera?
Charles Peguy

Anónimo dijo...

¿Puedes reenviar mi opinión?, no sé exactamente cual es su mail.
Primero gracias a ti por enviarme esta provocación. Me dá rabia no poder ir
a Bocatas. Buena tarde y nos vemos mañana.

La afirmación ?Nunca seremos grandes? me sugiere pensar ¿Bajo qué punto de
vista estamos haciendo esta afirmación?
Si la hago teniendo en cuenta el proyecto que yo me hago de lo que el
termino ? grande? significa para mi, por lo que siempre termino
reduciéndolo, o al plan que Otro tiene para mi.
Yo deseo que mi vida sea grande ?ahora?; mientras escribo. Yo, ya lo
experimento ahora.
¿Cuándo percibo que mi vida es grande? Cuando todo lo que vivo me remite a
Otro. Tanto la vida como la muerte.
Lo siento, a lo mejor peco de conformista pero si esta es la vida que me ha
tocado vivir, es la mejor que me ha tocado ¿ porqué? Porque me he
encontrado con Xto. No sé lo que El tiene pensado para mi, pero lo que
tenga pensado, que sea para su gloria. Probablemente nunca salga en los
periódicos, ni falta que me hace, me conformo con reconocer en lo cotidiano
a Xto. la modalidad no la sé pero sé que cuando Le reconozco estoy
contenta.
Hoy he comido con tres compañeras de trabajo y me ha conmovido lo que ha
empezado a suceder, una de ellas expresaba el dolor que sentía por un drama
que estaba viviendo y por otra parte intuía, un horizonte de vida nuevo en
la relación que se estaba dando con nosotras, leyendo el ?Huellas? que le
había regalado, junto con el recuerdo del encuentro Madrid, me ha dicho:
De todo lo que ví me llamó la atención la alegría que se respiraba. Deseo
vivir así. (se ha emocionado).
Podría seguir contando el momento que he vivido, pero mi vida es grande
cuando le reconozco presente, en la carne como la tuya y la mía, lo demás
vendrá por añadidura.

Pienso en S.Pedro, en S. Juan ¿acaso pensaban que su vida sería grande? yo
creo que no, vivían la relación con El.

Gracias por todo.

Chito dijo...

Para mí es muy evidente lo que tú dices: tengo siempre esta sensación de vivir una vida cómoda, pero no una vida grande. Antes leía un artículo que os paso, de Juan José Millás, que dice algo muy parecido: ".......Que ni siquiera llegaste a vivir de forma suficiente. Que naciste de forma casual y te fuiste sin haber llegado a estar del todo". Me ha interpelado mucho, porque me es muy familiar: "sin haber llegado a estar del todo, estar sin estar...." Y encima con el acojone de que al final todo sea una trola. Pero hay algo más, que es imborrable: a mí se me ha dicho que existe una respuesta. Y esto no es un añadido, es esencial. El problema es que siempre mantengo mi ilusión de autonomía, de querer responder yo, y cuando entro en ver si es verdad esto de Cristo, la confusión, el vértigo, la impaciencia, hacen que de nuevo retroceda y diga: "está muy bien, pero no puede ser verdad". Lo hago todo: rezo, voy a escuela, a veces me meto en la realidad, pero siempre es mi intento, y al final mi respuesta. ¡Qué difícil es ser sencillo! Menos mal que éste "estar sin estar" te deja más triste que la mojama, porque uno no resiste así mucho tiempo. Saludos

Juan Jose Millas dijo...

Vi en un cementerio este curioso epitafio: Agotado, así, sin más. Me llamó la atención porque se trata de un término procedente del mundo editorial. Los libros se agotan. Eso es al menos lo que dicen los libreros cuando no encuentran el título que les hemos pedido: está agotado. A veces, si te empeñas, puedes encontrar un ejemplar perdido en los anaqueles de otra librería. En ocasiones, la editorial lo reedita, que es como devolverlo a la vida. La resurrección de los muertos. Pero los seres humanos sólo tenemos una oportunidad, en ocasiones media (y eso que estamos encuadernados en piel). Cuando nos morimos (o nos agotamos, como ustedes prefieran), no nos vuelve a encontrar nadie en ningún sitio. Yo disponía hasta ahora de un epitafio que me gustaba mucho (Eso fue todo), pero quizá adopte Agotado, que metafóricamente significa también que estás hecho polvo. Y no está mal para una lápida: Hecho polvo. Real como la muerte misma.
Pero no nos precipitemos. Tenemos toda la vida para elegir el lema de nuestra tumba. Hay otro término, procedente también del sector editorial, muy interesante: descatalogado. Se dice de aquellos libros que, además de agotados, han desaparecido de la nómina del editor. Si estar agotado es bueno, porque significa que el libro se ha vendido, la descatalogación implica un cierto grado de violencia. Sobre un título agotado se mantiene la esperanza de la reedición; sobre un volumen descatalogado, en cambio, no hay horizonte alguno. Hasta al librero se le pone cara de pésame cuando comunica al comprador que el título que solicita está descatalogado. "Busque en internet", añade a modo de consuelo, dando por supuesto que en la red se puede llevar una existencia póstuma.
Con todo, no hay caso peor que el de aquellos libros que desaparecen sin haber llegado a formar parte del catálogo, títulos que el editor publicó por compromiso, o por pena, pero que nunca formaron oficialmente parte de su fondo. Me gusta este epitafio también, Descatalogado: significa que ni siquiera llegaste a vivir de forma suficiente. Que naciste de casualidad (¿quién no?) y te fuiste sin haber llegado a estar del todo. Tomen nota mis deudos. Muchas gracias.

Anónimo dijo...

No tengo mejores palabras para reponderte, por eso elijo estas de Cesana:

Un abrazo



Cuántas veces he recordado el Papa que ser cristianos es una experiencia de alegría, pero de una alegría “anómala”, fruto no de la afirmación de sí, sino de la afirmación de otro, de Dios, de aquél que, creando la realidad, es el único que conoce verdaderamente su estructura y posee sus reglas. Si el hombre se inclina a las reglas de Dios, vive mejor, está más contento, pero antes debe inclinarse. Esta condición se puede reconocer fácilmente, pero para ser acogida necesita una pureza ideal del todo excepcional. De hecho, no es difícil reconocer la gran humanidad de quien ayuda a los necesitados, de quien ama para toda la vida, de quien respeta el orden natural. Todos admiran a san Francisco, y al mismo tiempo piensan que vivir como él es imposible: demasiado sacrifico y demasiada obediencia. En cambio, san Francisco constituye la demostración de que es posible vivir así, parafraseando el título de un libro de don Giussani que aconsejo a todos (¿Se puede vivir así?). Sólo que una vida así no se aprende sustancialmente con los debates en la prensa o la televisión.

Giancarlo cesana.

Anónimo dijo...

Joder, yo quiero una vida grande. ¿qué hay que hacer?

Anónimo dijo...

Jesus perdona mi atrevimiento al responder.Simplemente decir que es cierto que solemos vivir enfrascados en el quehacer diario, es así, muchas veces sin esperar nada, siendo comniventes con todo y buscando como ideal máximo la comodidad, la seguridad y la hipoteca pagada.Esto es así.
También es verdad que dentro de ese quehacer diario, dentro de ese enfrascamiento y dentro de mi límite, ¡de improviso!, surge EL que hace que la vida sea grande.No sé explicarlo, no sé hacerlo; muchas veces creo que es porque estoy haciendo un trabajo serio de la escuela de comunidad, porque soy un buen chico ( ni de coña), porque en el fondo hago cosas para reconocerlo.Pero es falso, no depende solo de eso, depende de la gracia, es puro Don ( como dice la escuela), es gratis.Exactamente como ahora, un e mail de un amigo, que me hace recordar de nuevo que yo quiero que mi vida sea grande y sucede; uno si utiliza la razón hasta llegar al fondo, hasta llegar a descubrir Quien me hace ahora mismo, gracias a quien yo estoy en este despacho, mi mujer , mi hija, mis amigo,etc.SEÑOR, ERES TU QUE ME HACES. Está y eso es lo que hace la vida grande.Es un dato objetivo, no un pensamiento, no un sentimiento.UN DATO, SEÑOR TU ESTAS PORQUE YO SOY HECHO.Más objetivo y mas sencillo imposible
Un abrazo y gracias

Anónimo dijo...

Como en ocasiones anteriores, agradecerte tus mensajes que nos despiertan del letargo en el que vivimos la mayor parte del tiempo.

Un abrazo,

Anónimo dijo...

Gracias chule por tus preguntas “jodidas”



No dejes de hacerte preguntas y de transmitirlas dan luz

Anónimo dijo...

No creas que estoy muy de acuerdo contigo. Define "buena" y define "grande".

Desde mi humilde punto de vista, creo que no hay nada más grande que vivir la vida con plenitud. Y para hacerlo tienes que ser consciente de que lo haces. Esta reflexión que has hecho tu, con el motivo que sea, es una prueba de que valoras lo que tienes, ello hace que tu vida sea un poco más grande. Grande o pequeño, es al final una referencia frente a otras vidas. Lo que la hace grande es que existan pequeñas, y para que puedas decir que tu vida es buena tienes que parar, valorar, comparar y decidir que es esa la vida que quieres. Yo creo que una vida buena es una vida cómoda. Sin embargo no tiene porqué ser grande. Prefiero que mi vida no sea tan cómoda pero que sea grande en los términos en los que me he expresado.

Si,. Definitivamente estoy viviendo una vida grande. Por mi familia, por mis amigos, por mi trabajo y por encima de todo, porque Él ha entrado en mi corazón.. Dices : "nunca viviremos una vida a lo grande. No solo una vida cómoda, con satisfacciones, sino una vida grande, de las que merece la pena realmente ser vivida. " Yo creo que si la viviremos. Es más creo que mi vida merece la pena ser vivida y lo estoy haciendo. Y desde aquí te digo que BOCATAS ha tenido mucho que ver en ello. Bocatas y todo lo que hay alrededor me ha abierto los ojos a muchas realidades. Bocatas ha hecho que aprenda a vivir la vida de una manera más intensa.

Quizá el fin de semana en Ávila haya tenido también algo que ver en que hoy vea las cosas así.... El drama de la vida.....La grandeza de la vida, COMPARTIDA.

Eso es lo que pienso...

Nos vemos esta tarde. Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

Querido Jesús, qué justo lo que planteas y, sin embargo, qué impotencia la mía para planear una vida "grande". Sólo puedo ofrecerte la posbilidad de pedir juntos ofreciéndolo todo. Ofrezcámoslo todo, la vida. A ver qué hace él con nuestra nada

Anónimo dijo...

Hola Jesús, te agradezco que me remitas tu consideración, en un momento en el que yo también estoy dándole vuetas a ciertas ideas de Avila y de la vida misma, es verdad somos unos privilegiados por muchas cosas pero sobre todo porque somos conscientes que la Vida merece ser vivida porque hay un porqué para cada uno de nosotros, a veces me da miedo el futuro, la incertidumbre del trabajo y de mi vida misma, sin embargo Carrón dijo algo así que ese miedo es porque estamos solos, por eso YO NO QUIERO ESTAR SOLA, no físicamente (que gracias a El no lo estoy) si no, SOLA DE EL, ciertamente estos días me viene a la cabeza la idea de confiar, de adherirme al presente que ELpermite, pero a lo largo del día se me olvida...es difícil cuando lo que manda no está en mis planes o no me gusta e incluso me revelo, pero después empiezo de nuevo y me veo como el pródigo que su padre le viste de fiesta porque ha vuelto... GRACIAS Jesús porque pensar esto ahora ha dado un giro a mi día.