¿Te gusta bocatas?

lunes, octubre 02, 2006

Mail del 30-09-2006

¿Qué es lo más importante para nosotros? Para nosotros lo más importante es Cristo mismo..

Felicidades también a todos nosotros por el bocatas de ayer. Otra vez ocurrió. A pesar de nosotros, o de muchos de nosotros.

A la ida recordé a los que iban en el coche conmigo, que había estado con Chules días antes y que me había dicho la importancia de volver siempre al origen, como decía hasta el hastío Don Giuss, que había que volver al origen. Volver otra vez a preguntarse por qué voy a bocatas...y que les contaba esto porque lo creía muy importante, (especialmente teniendo en cuenta que uno de los que venía es mi primogénito) y porque era curioso que sin apenas enterarme ya había tenido yo que dar cuenta antes porque mi hija mediana Lourdes ya me lo había preguntado.

Lourdes, tiene diez años y siempre le llama poderosamente la atención dónde es ese sitio al que vamos los viernes, al que vienen Pepe y algunos amigos suyos y donde ya han ido sus dos hermanas mayores. Lógico, hay una curiosidad manifiesta por saber lo que es y un deseo claro de conocer. Es así que me pregunta qué es bocatas y qué vamos a hacer allí y yo, sin ahorrar ningún detalle a propósito de su fealdad le expliqué antes (hace como un par de meses) que era un sitio horrendo, uno de los sitios más horrendos de la civilización occidental, con Yonkies a los que les dábamos bocadillos y estábamos con ellos, etc. Ella me ve salir cada viernes con la guitarra... mi hija Lourdes, la de 10 años me había preguntado que cómo es posible que siendo el sitio más horrible del mundo fuéramos allí. Que por qué íbamos.

Ante esto tanto Chuvis de inmediato, como Carlos después, se sintieron en la necesidad de contarlo. Contar por qué venían, por qué se habían desplazado hasta donde yo vivo para, montándose en el coche, ir a uno de los sitios más horrendos del mundo occidental.
Finalmente me terminaron preguntando: ¿y tú, qué le has contestado a tu hija?

Ya en Bocatas no saqué la guitarra de primeras, hacía algo de frío y tampoco nadie me dijo de salida hola Pepe saca la guitarra. Así que paseé la vista por los alrededores de la furgo, vi a Ferron´s, Ali, etc y cuando me acerqué a la mesa le oí. José Luis estaba en la otra punta así que le llamé por su nombre. Estaba más flaco, pero era él. Hacía quince días o tres semanas que no se le veía por bocatas y le recordaba bien. Era la primera persona del otro lado de la barrera, como le dije a él, con la que hablaba. De hecho habíamos estado tocando juntos la guitarra y sobre todo, me había reconocido, como solo alguien en su situación puede reconocer y de hecho reconoce, que estaba solo... Total, que le abracé efusivo porque es cierto que había estado procurándolo estos bocatas pasados y me preguntaba qué le habría ocurrido. Me contó que habían pasado muchas cosas estos días, a lo que yo corroboré por mi parte y me contó que había estado unos días en el hospital en coma por una sobredosis. De hecho yo como he dicho, lo había notado ya un poco más flaco.

También le conté a él que mi hija, la mediana, porque ya sabe que tengo seis hijos etc, pues eso que la mediana me había preguntado que porqué íbamos a dar bocadillos y a tocar la guitarra y cantar al sitio más horrendo del mundo... Adelantándose me dijo claro, le habrás dado los motivos que tenéis de vuestro compromiso social con los más necesitados, le habrás dicho alguna respuesta relacionada con la religión de por qué hacéis esto, de vuestro compromiso como cristianos etc etc y siguió hablando... pero al rato me preguntó: ¿y qué le contestaste a tu hija?

Ayer como el otro día se quedó hasta el final. Cantó todo lo cantable, aplaudió y participó. Luego recogimos, nos despedimos y nos fuimos.

Voy a bocatas porque allí Cristo se hace presente y para mí eso es lo más importante que ha sucedido en mi vida.

Abraço
Pepe

Cuadro de William Congdon. Ego Sum.

No hay comentarios: